in

Canapés fríos en 5 minutos: 10 recetas fáciles y ricas

Los canapés fríos son la opción perfecta para disfrutar de un picoteo saludable en cualquier reunión con familiares o amigos. Son también una magnífica idea para preparar un bufet o un cáterin casero con el que celebrar cualquier evento como bautizos o  comuniones. Las posibilidades que ofrece este tipo de recetas son infinitas y prepararlas puede ser realmente sencillo. El secreto de un buen surtido de canapés fríos radica en elegir ingredientes de calidad, preparados en bocados pequeños, que no requieran cubiertos a la hora de tomarlos, ofreciendo una amplia variedad de sabores y por supuesto cuidando al máximo la presentación. Si tienes prevista una reunión con invitados, no te compliques y prueba a hacer las recetas fáciles y ricas de canapés fríos que te proponemos ¡no quedará ni uno en la bandeja!

Rollitos de salmón ahumado con crema ácida

El salmón ahumado da mucho juego a la hora de preparar canapés fríos. Simplemente colocando una loncha en una tosta, con unas alcaparras y un poco de eneldo picado, ya lo tendrías, pero si quieres algo más elaborado, e igualmente sencillo, puedes hacer el rollito de salmón relleno de una exquisita crema ácida. Prepárala con queso mascarpone, mezclado con un toque de nata, que lo haga más cremoso, acompañado de una pequeña cantidad de zumo de lima y de la ralladura del cítrico.

El truco de este canapé está en poner las lonchas de salmón sobre papel film, rellenarlas con la crema y envolverlo, para que adquiera la forma de rulo. Deja enfriar en nevera y luego corta el rulo en pequeñas porciones, que podrás terminar de decorar como te apetezca.

Huevos rellenos

Los huevos rellenos son un clásico que no debe faltar en cualquier propuesta de comida a base de canapés. Lo que lleva algo más de tiempo (que no de trabajo) es cocer los huevos, porque una vez que los tengas listos, rellenarlos es cuestión de unos minutos. Lo mejor es que puedes hacerlos a tu gusto quitando o poniendo los ingredientes que prefieras. Una vez hervidos, extrae la yema y mézclala con atún en aceite (de lata) junto a unas cucharadas de tomate frito. Sui quieres, incluye también un poco de cebolla o de pepinillos bien picaditos. Mezcla muy bien, rellena los huevos y decora con mayonesa. Como consejo: elige huevos no muy grandes, para que puedan tomarse de un solo bocado.

Enrollados con pan de molde

No puede ser más fácil preparar una bandeja de canapés variados hechos con pan de molde y, además, lo ideal es hacerlos de un día para otro, ya que tendrás que dejarlos en la nevera unas horas para, en el momento de servirlos, simplemente sacarlos, cortarlos y… comerlos. La idea consiste en juntar dos rebanadas de pan de molde sin corteza, aplanarlas ligeramente y poner sobre ellas los ingredientes que quieras. Por ejemplo, puedes hacerlos con unas lonchas de queso de sándwich y unas de jamón cocido. Solo tienes que enrollar cuidadosamente el pan, formando un rulo, y envolverlo en papel film. Deja en nevera y cuando necesites tus canapés, saca el rulo y córtalo en porciones. ¿Otra idea? extiende sobre el pan un poco de mayonesa, unos pimientos asados (de bote) y unas lonchas de jamón york, enrolla y listo.

Tomates cherry con queso y anchoa

Más que un canapé es un saludable pincho, que alegra cualquier mesa con su colorido y su delicado sabor, apto para los paladares más exigentes. Para que resulte delicioso, elige tomates cherry  maduros y un queso cremoso y suave con un toque a las finas hierbas. Parte el tomate, quitándole solo la zona del final, vacíalo y rellénalo con el queso untable. Vuelve a ponerle la ‘tapa’ que le habías quitado y remata el canapé insertando en el tomate una anchoa de calidad con ayuda de un palillo. El contraste de sabores, con la potente anchoa como protagonista, da un excelente resultado.

Mini cruasanes rellenos de cangrejo

Los cruasanes pequeños son una opción gastronómica interesante en cualquier ágape ya que permiten combinar su sabor dulce con ingredientes salados resultando muy  apetecibles. Puedes tenerlos listos en menos de cinco minutos y los rellenos pueden ser de lo más variado. Una buena sugerencia es prepararlos con palitos de cangrejo y pequeños trozos de piña mezclados con mayonesa. Otra opción, es hacerlos exclusivamente con vegetales: lechuga, zanahoria rallada, pepino y aceitunas, aderezados con salsa rosa.

Pan tumaca con jamón

El pan tumaca es una receta tradicional catalana tan fácil de hacer como deliciosa. Solo requiere ingredientes de calidad, un tomate maduro y jugoso y un buen jamón repleto de ese aroma que resulta irresistible. Además, preparar este canapé frío requiere  cierto mimo para que, realmente, sea mucho más que pan con tomate. El crujiente justo de la tosta, el toque exacto de ajo, que añada un punto de sabor sin restar presencia al jamón, un punto de aceite de oliva, el tomate bien restregado sobre el pan… son los detalles que hacen que este canapé triunfe siempre. ¿Quieres innovar? Prueba a hacerlo también con cecina y sorprenderás a tus invitados.

Volovanes rellenos de crema de gambas

Esta puede ser una receta de aprovechamiento o bien hacerla expresamente para preparar unos volovanes que formen parte de un selecto catering casero. En cualquier caso, el punto de partida es preparar unas tradicionales gambas al ajillo (o aprovechar las que te hayan sobrado si ya tenías hecho este plato). Recuerda que las gambas al ajillo son muy fáciles de hacer, porque solo tienes que saltearlas, ya peladas, en una cazuela de barro con un poco de aceite, abundante ajo laminado y una punta de cayena si te gusta el picante.

Lo más práctico es comprar los volovanes que necesites, optando por los de tamaño pequeño – mediano. Para rellenarlos, pasa por la batidora las gambas al ajillo (con su aceite y sus ajos). Cuando tengas una crema fina, maleable y sin grumos, distribúyela entre los volovanes y decora con una gamba que remate el canapé.

Canapé de brandada de bacalao con pimientos

Si te gusta el bacalao, este canapé te resultará irresistible.  Se monta en cuestión de minutos y para que quede perfecto, tendrás que preparar una brandada que lleva como base bacalao previamente desalado y hervido y patata también cocida. Con estos dos ingredientes, bien mezclados, obtendrás un suave ‘puré’ de bacalao de intenso sabor que tendrás que extender en pan tostado. Además, el canapé se completa con unas tiras de pimientos del piquillo asados con lo que, en un solo bocado, tendrás un rico contraste de sabores (y de colores).

Si no tienes tiempo de hacer la brandada, otra opción es colocar en la tosta el bacalao, hervido y desmigajado, con un chorrito de aceite de oliva virgen y sobre él poner directamente los pimientos.

Canapé de pollo y apio

Una pechuga de pollo y una rama de apio, ambos ingredientes troceados en porciones pequeñas, es todo lo que necesitas para un canapé de sabor delicado que queda bien en cualquier evento o reunión. Hay que mezclar en un bol estos dos saludables alimentos y, si quieres, también puedes añadir otros, como una hoja de col picada o zanahoria rallada. Además, unos frutos secos triturados, por ejemplo, nueces o almendras, darán al canapé una textura especialmente crujiente y deliciosa. Haz que todos los ingredientes liguen añadiendo mayonesa y coloca la mezcla en pan tostado.

Tartaletas de frutas

En tu menú a base de canapés fríos variados, no olvides incluir alguno elaborado con frutas de temporada. Puedes prepararlos en tostas o en tartaletas de masa quebrada (que pueden comprar hechas). Opta por rellenarlas con una base de queso crema o, si quieres que este canapé sea un postre, más dulce, también puedes ponerle crema pastelera. Sobre el fondo cremoso distribuye la fruta troceada que prefieras combinándolas, de tal manera, que hagan un colorido canapé: fresas, kiwi, plátano, mango… el resultado solo depende de tu creatividad.

¿Con qué acompañar el salmón? 7 ideas de guarniciones

¿Qué se puede hacer con las almendras amargas? 5 usos sorprendentes